Muere el maestro Óscar Chávez

“MUERE ÓSCAR CHÁVEZ, PALADÍN DE LA MÚSICA, EL CINE, LA LITERATURA Y LOS ESPECTÁCULOS”

por Manolo García Oliva

Muchos le catalogaron en vida, como leyenda viviente de la música y las artes en general, tal es el caso del universal artista Óscar Chávez, fallecido a los 85 años en un hospital de la Ciudad de México víctima de la pandemia que nos aqueja a nivel mundial.

Óscar nació en la capital mexicana el 20 de marzo de 1935, hijo de un padre oriundo del estado de Zacatecas y una madre de ascendencia española, vivió casi toda su niñez en la colonia Santa María de la Ribera, mudándose posteriormente a la colonia Roma Sur, su lugar de residencia hasta su desceso.

En sus inicios de adulto la vida laboral de Óscar Chávez se centró en el desempeño como empleado bancario, pero súbitamente descubrió su gusto e inclinaciones por el teatro, estudiando casi dos años en la academia del afamado profesor japonés Seki Sano, quien le impartió la peculiar técnica de actuación que caracterizó a este destacado maestro nipón. Su primera incursión teatral sucedió en 1958, en la obra “A ritmo de juventud”, dirigida por el actor Enrique Lizalde.  En 1960 vino otro período de aprendizaje escénico ingresando en la Escuela Teatral del Instituto Nacional de Bellas Artes y donde tuvo como profesores a Salvador Novo, Emilio Carballido, Pilar Souza y Sergio Magaña. En los dos siguientes años labora como actor y locutor en Radio Universidad y comienza su labor como músico e investigador. Fue también director de teatro hasta que en 1966, año en que el director Juan Ibáñez, le invita a formar parte del reparto de la película “Los caifanes”, junto a Julissa, Enrique Álvarez Félix, Sergio Jiménez, Ernesto Gómez Cruz y Eduardo López Rojas, que contó además con el guion del escritor Carlos Fuentes. Esta cinta catapultó a la fama a todos sus intérpretes incluyendo al propio Chávez quien obtuvo los premios máximos de actuación ese año la Diosa de Plata de PeCiMe, Periodistas Cinematográficos Mexicanos y el Ariel que otorga la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas a la mejor actuación estelar de 1966.

Después de este hecho, su carrera despegó en todos los aspectos, musicalmente y actoral, situándose en la cima de la popularidad, logrando en esta larga trayectoria de vida grabar más de medio centenar de discos y actuar en 15 películas.

Óscar Chávez resultó ser el primer artista del género popular en actuar en el Palacio de las Bellas Artes de México y se convirtió en uno de los cuatro exponentes de la canción protesta de su época junto a: Luis Eduardo Aute, España, 1943-2020; Silvio Rodríguez, Cuba, 1946; y Caetano Veloso, Brasil, 1942.

Participó en innumerables conciertos, espectáculos y festivales, y las más relevantes salas de conciertos le abrieron sus puertas, destacando el Polyforum Cultural Siqueiros, el Festival de Varadero, el Palacio de Bellas Artes de Cuba, la Plaza de Colon de Madrid, el Festival OTI, el Auditorio Nacional y el Zócalo de la Ciudad de México. Entre sus memorables temas sobresalen, Macondo, La niña de Guatemala, Lágrimas negras y sus compositores y poetas favoritos tuvieron siempre lugar especial en su música: Carlos Puebla, Daniel Camilo Diez, Violeta Parra, Ramón Sixto Ríos, Miguel Matamoros, José Martí, Sor Juana Inés de la  Cruz y Amado Nervo.

Posiblemente afectado por la muerte hace unos días de su amigo y colega Luis Eduardo Aute, escribió los siguientes versos:

Quién va a escuchar tu latido / hasta el último sonido / de tu pintura y canción. / Qué harás con el corazón / de tanto amigo querido”.

Gloria a ti. Óscar Chávez.

Please like & share:

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.