Carta para El Niño Jesús por Rómulo Páez

CARTA PARA EL NIÑO JESÚS

De Rómulo Páez

Apreciado Niño Jesús;

Esta carta es con el objeto de hacerte algunos pedidos como regalos de navidad. Los regalos que quiero no son muy fáciles para que me los consigas. En ellos tu participación será, algo parecido a como lo hacía tu mamá en “Los Milagros de Nuestra Señora” en la edad media, así, como nos lo cuenta Gonzalo de Berceo, ¿recuerdas? En donde ella participaba como intermediaria entre el pecador y las divinas autoridades para que se les perdonara o tomara en consideración sus comportamientos antes de cometer los pecados, para que no se les juzgara. Algo así me esperaría de ti. Por eso te estoy escribiendo con bastante cariño, aunque estoy seguro que habrán otros atorados que también te han escrito para pedirte sus regalos.

    Por favor, no te molestes si te pido cosas que parezcan mundanas, pero lo hago con la debida confianza que me han señalado algunos historiadores, de que fuiste un niño precoz en el arte de infundir respeto y saberte conducir con las masas. Y por supuesto, aseguran que fue  verdad que naciste y viviste 33 años. Yo honestamente, no te voy a engañar, soy agnóstico. Pero la historia tuya es muy bonita, ¿y por qué no podría ser verdadera? a pesar de que hayan habido quienes la han deformado y hasta te han creado una imagen que a lo mejor a ti, si pensamos como actuaste cuando creciste, según algunos historiadores, es probable que no te atraiga mucho lo que dicen. Bueno ¡son suposiciones mías!

Pero vayamos al grano. La carta es para pedirte vainas que necesitamos los terrestres. Para comentarte y ver hasta qué punto tú podrías con tu oratoria y habilidad de consejero, de chico simpático y carismático que intercedieras para que los hombres tuviéramos más sentido de las cosas y actuáramos con el sentido común que tu papá nos puso para que razonáramos. Entiende bien, no me refiero a tu papá José, sino al otro, por el que tú moriste para darnos ejemplo. Porque ¡Coño chamo! Te diré, que la situación aquí está bien jodida. Y cada día se pone más peluda. Creo que tú deberías interceder con tu verbosidad para aconsejar, así como hacías con las multitudes cuando creciste, y que también lo hacían los dioses en la antigüedad, antes de que tú nacieras. Claro que ellos algunas veces se parcializaban y extralimitaban hasta el punto de que las cosas se ponían peores, quizás más graves de lo que debían ponerse, porque hasta peste les mandaban a los pobres diablos que no se portaban bien. Pero tú no eres así. Tú tratas de que las cosas se arreglen, por llamarlo de alguna manera, tú buscas diplomáticamente que se solucionen los problemas, como deberíamos actuar los hombres. Pero te advierto, aquí la diplomacia no anda muy bien. Ya te iré contando.

Las guerras como en tu tiempo y antes de que nacieras se han hecho eternas. Pero ¡coño chamo! en aquella época, creo, no se si estoy equivocado, las armas no las fabricaban para venderlas, sino que eran para defenderse, y además no eran tan sofisticadas. Ahora el asunto es diferente, hay quienes fabrican las armas pero no van a las guerras, ellos las venden, los que van a las guerras son los güevones. O sea, los que no tienen para comprar las armas. Los que compran las armas, que dicho sea de paso tampoco son los dueños del dinero pero gobiernan, y eso les da el poder para utilizar la plata, ellos dicen que las armas son para defender la paz, la democracia y que las guerras se justifican. Naturalmente, hay los otros que se defienden diciendo que utilizan las armas para defender su libertad… bueno no podríamos decir los otros genericamente, tenemos que aclarar que son los líderes quienes pregonan que es para defender la libertad, aunque cuando llegan al poder también hacen lo mismo que hacían los que ellos combatían para llegar al poder. Pero como podrás entender, la situación es a mi parecer, no se si tú podrás estar de acuerdo conmigo, que en las guerras quienes ganan son los que venden las armas y quienes pierden son los que van al combate. Los primeros se embolsillan el dinero y los segundos meten sus muertos en la tierra. Aquí está el primer regalo que te pido, ¿podrías tú hablar con los dirigentes, los que llevan la gente a la guerra y también a los que van a la guerra para que se dejen de esa vaina? A los primeros para que vean que la solución no es pelear sino hablar y utilizar los sentidos y que se dejen de hipocresia engañando a las masas que es para proteger a la paz y a la democracia, y a los segundos para que no sigan siendo pendejos y continúen dejándose utilizar. Ya se que mi primer regalo te está comprometiendo, pero chamo, si los convences, imagínate que tremendo regalo, no solo para mí, sino tambien para la humanidad.

Otro regalito que me gustaria de ti, chamo, es que coterrearas con la gente que está a mi alrededor. Algunos son amigos, otros conocidos, hay a quienes no conozco pero también les tengo afecto. Ya te explico. Yo no se por qué tu papá, vuelvo a recordarte, no José, sino tu papá el otro, al que viniste a representar como hijo. Repito, no se por qué él cuando nos puso los cinco sentidos, no nos colocó otro que expresara que no se debe uno pelear por pendejadas como la envidia, ofender a los demás sin necesidad, no aceptar las opiniones ajenas, y que antes de actuar nos pongamos en el lugar del otro para poder entenderlo, que procuremos que nuestro ego no se levante al extremo de creernos que podemos ofender a los demás, ser solidarios, compartir la alegria de los demás en vez de ponernos envidiosos por sus logros, que tratemos de conservar las amistades siéndoles fieles, en fin, Chamo, hay muchas vainas que me gustaria me regalaras, en cuanto a la fidelidad en la amistad y compañerismo, incluso, que hablaras conmigo y me dijeras claro las vainas que te pido para los demás y yo las necesito también, porque yo tampoco soy un alma de Dios.

¿Sabes que otra cosa me saca la piedra? Que aquí en Nueva York a cada rato nos están subiendo el precio del tren. Y el cuento siempre es el mismo. Que es para mejorar los servicios. Pero si tú bajas por casualidad y entras a algunas estaciones, te darás cuenta que algunas tienen más de 20 años que las están arreglando. ¡Ah! Y menos mal que tú no traes los regalos por tren, porque los días de fiestas y fines de semana no se puede contar con ellos, siempre están en reparación las vías. Un ejemplo de eso es la estación 181 y Sant Nicholas que tiene más de 20 años en reparación. ¿Tú crees que podrías hablar con las autoridades del transporte o del metro o del que sea responsable para plantearles que se dejen de jodernos con tantos cuentos?

Chucho otra cosita que está bien jodida y que tú deberías meter tu mano, es la situación de Venezuela. Me gustaria que hablaras con los dirigentes venezolanos, a los que llaman de la derecha y a los que llaman de la  izquierda, a los líderes económicos, sociales, políticos, universitarios, estudiantiles, culturales, sindicalistas, al presidente, al o a los que quieren ser presidentes, etc. etc., ve bien que te hablo de dirigentes no de pueblo ni masas, y les hicieras entender que son ellos los culpables, los que dividen al pueblo porque lo que les interesa no es Venezuela sino sus intereses. Y también sería bueno, que le hicieras saber al pueblo que los dirigentes, una gran cantidad de ellos para que no digan que te digo que son todos, lo que buscan con el pueblo es que les ayude a agarrar el poder y después si te he visto no te conozco. Chamo, Venezuela tiene mucha historia en eso. La historia viene desde que Páez después de pelear en la Guerra Independentista se creyó que Venezuela era una de sus haciendas. De Eduardo Blanco que cuando ya no le dejaron gobernar se fue para Francia y desde allá conspiraba. Bueno no te sigo fastidiando con esto, solo te pido como regalo que le hicieras entender a todos los que te nombré, que no se echen la culpa unos a otros, sino que entiendan que todos son culpables y que si de verdad Quieren a Venezuela, se dejen de demagogia para siguir utilizando al pueblo en favor de sus intereses, y se decidan a llegar a acuerdos verdaderos que en verdad favorezcan al pueblo y a la patria.

Niño Jesús un último punto que quiero comentarte. Este punto es bien triste y delicado. Muchos padres y madres están sufriendo la pérdida de sus niños y otras y otros están pasando por el riesgo de perderlos. Cada vez más, nos sorprenden los noticieros de la televisión que alguna escuela ha sido víctima de las armas de fuego. ¿Cómo se podría hacer, lo dejo en tus manos, para que nuestros representantes en las cámaras se decidieran a poner coto y votaran por el control de las armas de fuego? ¡Ah! Pero también para que los que votamos, o sea el pueblo, tuviéramos consciencia del valor de nuestro voto, y averiguáramos quiénes son los representantes del pueblo en las cámaras que se oponen al control de las armas de fuego para que no les diéramos nuestro apoyo, el voto cuando elegimos a nuestros representantes. Yo creo que eso podría ser viable, que el pueblo tome consciencia de que indirectamente está apoyando para que el asunto con las armas siga igual, cuando elige a esos representantes del pueblo que favorecen, valga la expresión, que el peligro con las armas de fuego siga asotando a nuestras escuelas al no pararle a la situación de peligro que están viviendo nuestros niños cuando asisten a ellas. Te comprometo con ese otro regalito que te pido, a ver si tú tienes suerte y puedes hacer algo para solucionarlo.

Bueno Niño Jesus, hay muchas cosas que me gustaria pedirte, pero chamo, yo se que están otros en tu lista de regalos que también merecen que tú los atiendas. Estoy consciente que lo que te he pedido me regales es un poco dificil que lo logres, aunque, perdóname  que te lo diga, se que el que lo intentará de resolver eres tú, no es muy fácil. Te doy las gracias por lo que puedas hacer.

Me despite de ti con un abrozo y hasta el próximo año de 2019.

              ¡Felices navidades!

 

R.P.C.

    22-12-2018

J

Please like & share:

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.