A bailar merengue Buenos Aires con “La luz de un cigarrillo”

 

image

La luz de un cigarrillo” la galardonada pieza del dramaturgo dominicano-estadounidense radicado en Nueva York, MARCO ANTONIO RODRIGUEZ, llega a Argentina adaptada y dirigida por el visionario argentino DANIEL TEVELES, que también funge como productor y diseñó la escenografía. Dada la idiosincrasia de la puesta en escena, ya que la obra explora parte de la diáspora dominicana en New York, el elenco, compuesto por Gaby BARRIOS (Luz), Orlando ALFONZO (Julio César), Mirna DOLDÁN (Divina), Lucía De Vita (Lydia), Raga HERNÁNDEZ (Espíritu del sincretismo), recibió coaching dominicano por el maestro VICENTE SANTOS asistido por LUPITA MADE. La galardonada trama que en NY recibió 4 Premios ACE y 5 Premios HOLA cuenta la historia de Luz, una dominicana inmigrante en Nueva York que espera en casa a su hijo Julio César quién regresa después de 5 años, para asistir al velorio de su padre. Julio César decidió ser actor en contra de la voluntad de su madre y necesita desesperadamente encontrar alguna pista que le aclare su pasado, su origen. Luz es profundamente machista, reniega de su país, de su familia. En medio de esta compleja relación madre – hijo, aparece Divina, hermana de Luz. Una mujer orgullosa de ser dominicana, amante de la música, la comida y los hombres. Durante dos noches, esta familia intenta reencontrarse con un pasado que está lleno de secretos, prejuicios y dolor por la pérdida de la patria y los amores.

Desde el 14 de Mayo
Funciones: Sábados a las 20:30hs
Teatro La Mueca, Cabrera 4255 – 4867 2155
Localidades: 200.-
Entradas a la venta en Plateanet 5236 3000
2×1 Club La Nación

image

La pregunta del momento ¿Por qué llevar a Buenos Aires “La luz de un cigarrillo” (Ashes of light)? es respondida por su director con gran atino:
Esta obra es costumbrista, cursi y pasionalmente latina, así defino a nuestro nuevo proyecto teatral. Con una temática muy intensa y visceral, cuando se trata de las raíces e identidad humana.
Si bien el conflicto transcurre en Nueva York y le pasa a una clase social determinada, latina, es totalmente actual y universal. Esta población de inmigración que muestra la obra no tiene la misma condición social de los sectores que emigraron de la Argentina.
Una de las diferencias, por ejemplo, sería sociológica, porque el peronismo pregonaba ni yanquis, ni marxistas. Pero el conflicto sí es común y lo padecen todos los migrantes.
Es universal como la identidad misma.
Con la tecnología y la sociedad de consumo, vertiginosa, sedienta, nuestras necesidades básicas reales han ido perdiendo autenticidad. El deseo e inconformismo del humano han aumentado de tal forma que desvirtuaron nuestra esencia e identidad. Vamos en búsqueda de una sociedad exitista material, carente de valores, más que el capital desmedido de un sistema que falta el respeto a nuestras necesidades básicas.
Cuando las necesidades vitales de supervivencia no están cubiertas y la vida misma está en juego, el humano desespera para tratar de preservar ese derecho vital y único… ¡Ahí están los migrantes!
Cuando emigramos pensamos que podemos estar mejor. A veces tomamos esa decisión con un dejo de ingenuidad y otras de necesidad real y relacionada con nuestra vida psicoafectiva.
Siglos atrás el destierro era el castigo máximo, hasta para los actos más criminales. Empecé a revalorizar el dolor, el verdadero sentido de que a uno lo echen, sea cual sea el motivo.

Nos privan de la identidad misma, nuestra historia, nuestros olores y sabores. Algunas razones son más siniestras que otras. ¿Cómo se puede juzgar el derecho a la vida? ¿O a que nuestras condiciones de vida sean aceptables? ¿O a preservar nuestra ideología y ser respetados por eso? El mismo Sócrates ha defendido el derecho a su lugar a sus raíces.
Sin embargo, una vez que decidimos emigrar, recién con las generaciones futuras lograremos un núcleo de pertenencia genuino. Un ciudadano de primera en todo sentido.
¿Hay satisfacción en nuestro imaginario? Y… muchas veces debemos aceptar lo que nos toca vivir, pasar por todas las emociones que requieren los procesos de adaptación y aceptar que un hecho de esta naturaleza, necesariamente cambie nuestra historia.
Se decidió en esta puesta conservar el acento dominicano, no sólo por lo exótico que nos muestra el aspecto costumbrista de las raíces latinas en un medio diferente, sino para llevar a cabo un trabajo más complejo, en cuanto al abordaje de los personajes, desde el otro lugar como director.
Se trabajó con dos coach actores dominicanos, que me ayudaron a comprender el “ser” dominicano, y así acentuar el humor de la pieza. También hubo adaptaciones para intensificar las fuerzas del conflicto.

Bailemos al ritmo de merengue… aunque se nos caiga el mundo.

De eso se trata el texto teatral tan actual de Marco Antonio Rodríguez, obra multi premiada en el teatro independiente de Nueva York. Espero que mi trabajo pueda estar a la altura del texto.
Tolstoi dice: “Pinta tu aldea y pintarás el mundo”, y de eso se trata esta obra…” –
DANIEL TEVELES

Sobre el director:

image

El director DANIEL TEVELES es un asiduo espectador teatral, desde siempre. En su haber tiene diferentes capacitaciones: Curso y taller de diseño y realización escenográfica en el Teatro Colón de Buenos Aires con Gerardo Pietrapertosa, por dos años; Curso de Escenotécnia en el Teatro San Martin con Héctor Calmet; Curso de análisis de texto teatral y puesta en escena con Diego Kogan; Curso de dirección, taller y puesta, con participación activa por dos años con Augusto Fernández; Curso, taller de dirección teatral y puesta con Cristian Drut; Curso de dirección teatral, práctica y puesta en escena con David Amitin; Cursos de dirección en la Universidad de Palermo con diferentes directores; Clases de Canto con Magali Muro y Gachi Leibovich. También posee notas publicadas y análisis de textos en la revista Toldot, premiada en Londres. Escribe sus textos teatrales en la presentación de trabajos de las diferentes escuelas de dirección. Obtuvo los derechos de una agencia alemana para la obra El Banco (Die Judenbank). Llevó a cabo la adaptación, dirección, puesta y diseño escenográfico de la obra con buena crítica de prensa y público hacia su trabajo, con dos temporadas en El Tinglado (2014) con posibilidades de una tercera a futuro cercano.

Sobre el autor:

image
MARCO ANTONIO RODRÍGUEZ
Se graduó de La Escuela Secundaria La Guardia para las artes escénicas en Nueva York y tiene una Maestría en Bellas Artes de Southern Methodist University. Ha actuado, escrito, producido y dirigido éxitos como “Pico de Gallo, Heaven Forbid (s)!” (nombrada Mejor Obra por los críticos de teatro en Dallas/Fort Worth) y el estreno Suroeste de Rick Nájera’s “Latinologues” (la cual llegó hasta Broadway). “La Luz De Un Cigarrillo” ha sido añadida al currículum de los departamentos de español y estudios caribeños en la Universidad de Puerto Rico y la Universidad de Rutgers en New Jersey como también ha sido publicada por NoPassport press en español e inglés. Marco Antonio recientemente fue galardonado con una beca de dramaturgia por el centro internacional de literatura en Banff, Alberta, Canada. Su nueva obra, “Barceló Con Hielo”, ganó la competencia nacional de dramaturgos MetLife Nuestras Voces en el Repertorio Español como también 4 premios HOLA incluyendo sobresaliente realización en dramaturgia. “Barceló Con Hielo” es semi finalista en la conferencia nacional de dramaturgos Eugene O’Neil y disfrutó de una exitosa temporada de presentaciones en el Repertorio Español de Nueva York.

image

Please like & share:

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.