“Buenos días Noruega”, dos buenos actores en un texto de madre

image

La pieza teatral que abrió el VI Festival de Teatro Hispano del Comisionado,
Buenos días Noruega” confirma una vez más que cuando hay buenos actores el texto más horrible puede ser perdonado. Y parece que ese era el objetivo de la propuesta de la Compañía Teatro Itinerante de Venezuela mostrar toda la versatilidad histriónica de dos artistas en un texto árido, confuso, repetitivo y totalmente propagandista. Su autor, responsable de esta dramaturgia, Fermín Reyna, utiliza la pieza de Ibsen “Un enemigo del pueblo” centrándola en el personaje de Thomas Stockman para mover su trama que de no haber tenido una sinopsis en el programa del festival, nos hubiéramos perdido siguiéndola. Si usted quiere hacer Ibsen haga Ibsen, no lo descuartice para sus objetivos. En la magistral pieza de Ibsen, se relata la historia del doctor Stockman y de una ciudad cuyo balneario es la principal fuente de economía ya que es de gran atracción turística. El Dr. descubre una bacteria contaminante que amenaza con afectar y poner en riesgo la salud de toda la población. Sus principios lo obligan a querer divulgar la amenaza pero se enfrenta a toda una burocracia, incluyendo a su propio hermano que es el alcalde, que lo quiere detener en sus propósitos ya que esto traería graves problemas económicos. Le hacen la vida imposible a Thomas y a su familia. Este es el eje de “Buenos días Noruega” aunque no es llevado a puerto seguro. El director, Dimas González, se valió de una actriz, Maga Cedeño, y un actor, él mismo, para narrarnos la historia donde a través de especie de ejercicio de taller de actuación interpretan los personajes de la historia con intervenciones de la audiencia ya que el trabajo pretende ser interactivo. Ambos se lucieron en escena aunque por momentos parecían que improvisaban las líneas y en ocasiones parecían tener una competencia en demostrar quién “GRITABA” el texto más fuerte. El desnudo del Sr.González aunque muy artístico nos pareció que no era necesario como tampoco nos pareció necesaria las partiduras musicales en las escenas emotivas, dejen que nos conmuevan las palabras, no la melodía, como en las telenovelas. Nada, una vez más hemos visto desperdiciar buenos actores en un texto que estaba de madre.

Please like & share:

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.