“Yo no soy Lupita” mucho más que ser o no serlo.

image

Para nadie es secreto que soy un fanático desquiciado de las telenovelas, que las vivo tanto o mejor que sus propios protagonistas. Para nadie será sorpresa que crecí idolatrando a la hoy declarada “Reina de las Telenovelas”, Lupita Ferrer, que aún me mamo los culebrones donde ella trabaja y que muchos de ellos fueron originalmente protagonizados por ella misma. Para nadie será sorpresa que yo admire a uno de los dramaturgos más completos de nuestra cuidad, PABLO GARCÍA GÁMEZ, el que para mí es el García Márquez de nuestro teatro, por los mundos mágico-reales a los que nos introduce aún estos siendo tan cotidianos como el café con leche. Nadie extrañará que alabe la dirección de LEYMA LÓPEZ, a quien públicamente he llamado “monstruo”, sobretodo cuando me gana en los premios en los que hemos competido. Y mucho menos, nadie se caerá de nalgas cuando diga que CARIDAD DEL VALLE, es una de las mejores actrices, no sólo de la ciudad, sino del área triestatal, porque de sobra todos saben que ella se encuentra entre las diosas de la escena que están en mi altar. Así que con estas 4 cartas de triunfo nadie me mencionará la madre cuando lea, que para mí, “YO NO SOY LUPITA” es el mejor monólogo que he visto en los últimos tiempos, bien escrito, bien dirigido, bien actuado y bien producido. Su productor, ALEX VÁSQUEZ ESCAÑO cuidó hasta el último detalle de la puesta en escena que también contó con la colaboración de figuras a las que admiro y respeto como ZULEMA CLARES en la coreografía y escenografía con SANDOR JUAN, GEORGE RIVERON en las luces y LESTER ARRELLANO en el sonido. El texto mucho más que el contarnos las aventuras y desventuras de una chica que se parece a una famosa actriz de telenovelas, nos plantea la pérdida de identidad, el efecto del “mass media” en nuestras vidas, la vanidad extrema, la dualidad entre el ser y no ser, el abuso físico y emocional a los que nos sometemos diariamente y la gran falta de comprensión entre los seres humanos. La dirección no sólo utilizó el espacio escénico con gran maestría y estética, sino que le ofreció a los espectadores acostumbrados a venir al Broadway Blackbox Theater, otra dimensión del mismo espacio, donde la actriz supo manejar con mucho garbo el inexistente cristal que marcaba la vitrina escénica. López supo utilizar a cabalidad las destrezas histriónicas de Caridad y esta logró lucirse hasta en las tomas de vídeos, muy bien logradas y excelentemente a tono con la historia, que estuvieron a cargo de CLEO VIVAS-ROJAS y WANDA GROBELKIEWICZ. Del Valle no sólo supo separar magistralmente la interpretación de la Ferrer y la de la “wanna be Lupita” sino que se mete al público en los bolsillos cuando interpreta la madre y el padre portugués de la misma, llevándose los laureles cuando hace parodia de “Esmeralda” el personaje cumbre de Lupita Ferrer. Felicitamos al grupo Teátrica por traernos esta pieza que pasará a la historia como una de las joyas del teatro hispano en la gran manzana. (Fotos de Gustavo Mirabile)

image  image

image  image

Please like & share:

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.