García Oliva: Fernando de Fuentes, hacedor de imágenes

DIRECTORES DEL CINE MEXICANO… FERNANDO DE FUENTES, HACEDOR DE IMÁGENES por Manolo García Oliva

Cuando aún no levantamos un tanto así del suelo, siempre fuimos un compañero inseparable de mi madre, cuando ella asistía par de veces por día a las funciones de cine de dos cinematógrafos del barrio del Cerro: el “Maravillas” y el “Principal”. ¿Razón? Pues que me portaba muy bien y el tenerme con ella, aliviaba a mi abuela, que debía quedarse a los cuidados de la casa y de mi hermana.

Jovita, mi madre me pasó su gusto por el séptimo arte, ignorando que me hacía un regalo de proporciones incalculables, y el gusto sin límites al cine (mexicano, español, argentino y norte- americano), y disfrutar de este arte que llegaba a las pantallas habaneras..

Ella sin lugar a dudas fue mi mentora en las artes, cosa que me ayudó a cultivar a través de los años, lo cual conservo dentro de mí, como un tesoro único y muy especial. Como suele suceder, los pequeños se independizan y escogí seguir mi camino, nunca sin apartarme de sus consejos y puntos de vista.

El cine siempre nos ha apasionado y a pesar de conservar buena memoria. Un canal de la televisión cubana CMBF-TVCanal 7, se encargaba de refrescarnos los recuerdos poniendo diariamente los títulos que a través de los años junto a sus protagonistas habíamos hecho nuestros.

Hoy nos gustaría dedicar esta página a un hacedor de imágenes de gran valía: Fernando de Fuentes.

Este magnífico director, productor y guionista, logró hacerse de un nombre grandioso, por la calidad de obra. Nacido en el Puerto de Veracruz, México, estudió Filosofía en la Universidad de Tulane en New Orleans. Regresa su país, y al concluir la Revolución Mexicana, contrae matrimonio y se traslada a Washington D.C., a trabajar en la embajada mexicana, de dicha ciudad.

De Fuentes, regresa a la capital azteca, y escribe poesía y se dedica al periodismo por simple afición, cuando de repente descubre su inclinación por el cine y dirige su primera película en 1933, “El anónimo”.

(María Félix en Doña Bárbara , 1943)

Fernando de Fuentes, y su maquinaria creadora, realíza 37 películas como director, 39 como productor y 44 como guionista. Títulos emblemáticos, componen su filmografía, pero cabe destacar: “monos con Pancho Villa”, 1936, con Domingo Soler; “El compadre Mendoza”, con Alfredo del Diestro, 1933; “Doña Bárbara”, 1943, con María Félix, Julián Soler, María Elena Marqués y Agustín Isunza; “Allá en el rancho grande”, 1936, con Tito Guízar y Esther Fernández, así la primera incursión en el cine nacional mexicano de la estrella de Hollywood, Lupe Vélez, en “La zandunga”.

(Tito Guízar y Esther Fernández en “Allá en el rancho grande”, 1936.)

Con “Allá en el rancho grande”, de Fuentes, estrenó un nuevo género dentro del cine mexicano llamado “comedia ranchera”, y por la cual le fue conferida la “Medalla del Mérito Cinematográfico” , por el presidente mexicano General Lázaro Cárdenas, así como el primer premio el Festival de Cine de Venecia, siendo este el primer filme mexicano en obtener un premio internacional.

Fue llamado el John Ford mexicano por el diario The New York Times, por la realización de su afamada trilogía sobre la revolución, compuesta por “El prisionero trece”, 1933; “El compadre Mendoza” y ”Vámonos con Pancho Villa”, verdaderos documentos históricos de la gesta mexicana.

Fernando de Fuentes falleció el 4 de julio de 1958 a los 63 años de edad.

Please like & share:

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.