Una puertorriqueña llamada Blanca de Castejón

BLANCA DE CASTEJÓN, ACTRIZ SIMPAR por Manolo García Oliva 

A pesar de que en 1931, comienza el cine de calidad en la cinematografía mexicana con la primera cinta sonora de su industria, “Santa”, de Antonio Moreno, con Lupita Tovar, Carlos Orellana y Juan José Martínez Casado, de protagonistas y no es hasta 1940, debido al estallido del conflicto bélico de la Segunda Guerra Mundial, donde Estados Unidos y Europa se vuelcan de lleno en la guerra.

Comienza a escasear el material fílmico empleado para la producción de películas, y que ahora se dedica a la contienda contra la Alemania nazi. En ese momento es que da comienzo la producción de películas de gran calidad en México, porque a dicho país si sigue llegando el celuloide necesario para producir cine, se abren  nuevos mercados en Latinoamérica y España y surgen nombres y títulos que harían historia en años por venir.

Uno de estos nombres es el de la actriz puertorriqueña Blanca de Castejón, quien se incorpora al medio azteca en 1942.

Nacida el 28 de abril de 1907, como Blanca Otero, en Comerio, Puerto Rico, abandonó la Isla muy joven con destino a Buenos Aires, Argentina, donde rueda dos cintas una de estas con título en “Eran trece”, y de inmediato rueda otra en Uruguay; concluyendo así su etapa suramericana, y pone rumbo a Hollywood, donde filma siete películas junto a Lupe Vélez, Gilbert Roland y Tito Guizar, además de poner voz en la versión en español de dos cintas de animación de Walt Disney, “Blancanives y los siete enanitos”, al personaje de la Reina (1938) y “Dumbo”, doblando en personaje de la Elefanta, (1942), ambos doblajes se llevaron a cabo el La Meca del Cine.

Blanca de Castejón fue una actriz que brilló con luz propia tanto en su vida privada, pública y de actriz, realizó más de una treintena de filmes, destacando: “Que hombre tan simpático”, “Mamá nos quita los novios”, y “Escuela de vagabundos”, junto a Pedro Infante y Miroslava, y que le ganara el premio Ariel de mejor coactuación femenina de 1954, premio que otorga anualmente la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas.

Casó en dos ocasiones, la primera con el galán cubano Rafael Banquells, que después contrajera matrimonio con Silvia Pinal, unión que duró ocho años y finalmente con Federico Lara, su viudo.

Blanca, siempre consideró el teatro como su primera debilidad artística, debutando en 1932 en la capital mexicana en la Compañía de Comedias de Ernesto Vilches, y aunque nunca filmó en Puerto Rico, en su atareada agenda mexicana, sacó un poquito de tiempo para ir a su querido terruño junto a Mario Rossi en la Compañía de Comedias Sintéticas, protagonizando varios sainetes en el Teatro Venus de San Juan y en Teatro La Perla de Ponce, en1941. También incursionó en la pequeña pantalla, y uno de sus más sonados éxitos fue “Risas amargas”, producción de Telesistema Mexicano de 1962, junto a Isabela Corona, Miguel Córcega y Miguel Ángel Ferriz.

Continuó su ascendente carrera teatral adjudicándose varios éxitos en “El séptimo cielo”, “El negro que tenía el alma blanca”, “Mujeres”, de Clara Boothe Luce (1957) y posteriormente “La rosa tatuada”, de Tennessee Williams, con la dirección del afamado director griego el maestro Dimitrius Sarrás.

Blanca de Castejón falleció a la temprana edad de 62 años en la Ciudad de México, el 26 de diciembre de 1969.  

Please like & share:

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.