Sobre la magia de ““Inenarrable”

(Foto: Edna Lee Figueroa)

Con una batería de asistentes uniformados como una brigada en plena invasión; los técnicos de la propuesta de Poisoned Apple se apoderan del espacio escénico y la cabina para cumplir con sus funciones y ambientalizar “Inenarrable” la propuesta que regresa a escena ahora bajo producción de Teatro Círculo en su destacado programa Callback Series. La misma con autoría de WADDYS JÁQUEZ bajo la magistral dirección de BETHANIA RIVERA presenta el testimonio de cuatro mujeres bajo el golpe de la epidemia del SIDA. Cuatro exquisitos textos que bien pueden escenificarse por separado por la calidad artístico literaria y artístico interpretativa que poseen. Con buenas pinceladas de humor, cosa que caracteriza nuestra cultura como máscara ante el dolor, las cuatro personajes relatan pasajes de sus vidas y  la tragedia por la que viven y no es hasta que conocemos al tercer personaje “Claribel”, que nos sacudimos y recibimos el golpe de los efectos causados por el síndrome. Es donde el autor nos hace crear conciencia de este monstruo, silenciado por los medios, que todavía nos devora.

(Foto: Edna Lee Figueroa)

La catarsis y su liberación son muy bien manejadas por Jáquez, que nos saca rápidamente del lado melancólico al lado festivo, y esto sí es bien logrado a través del indiscutible histrionismo de MIRIAM PINEDO, responsable de dar vida a estos personajes. Esta sensacional actriz, convirtió ante nuestros ojos esos personajes en persona, con su propio aliento, cuerpo y movimientos cuidadosamente elaborados ante el discurso escénico. El exquisito vestuario diseñado por JOEL GÓMEZ, dándole estilo y función a cada personaje, deja de ser tela en la magistral interpretación de la Pinedo que los convierte en la piel de sus súper bien delineados personajes ya personas. Pinedo hace desfilar ante nuestros ojos la infancia, la adolescencia,  la juventud y la madurez en estas afectadas mujeres que en su discurso se desdoblan  en otros personajes definidores en la trama, como la madre tejedora y la tía criticona-consejera que se roba nuestras carcajadas porque son personas bien familiares en nuestra cultura. Con “La señora con cartera Chanel”, Pinedo senta cátedra solo actuando con las manos, que van rompiendo un papel. Esas manos reflejan el sentir del personaje como especie de tentáculos que la  desgarran, esos dedos  atraen  nuestra atención casi hipnotizándonos. Hipnotismo que desemboca en el rompimiento de un hermoso collar de perlas que rueda por el escenario como cabezas de las victimas devoradas por el  monstruo. Definitivamente Pinedo es maga, ¡es la maga de la escena neoyorquina! Bethania Rivera, supo muy bien escoger la intérprete para ésta, muy cuidada, producción, donde orquestó hasta el equipo creativo que fungieron como narradores silentes del espectáculo donde reconocimos a LENIN COMPRES, responsable del sonido y el diseño gráfico y JUAN PUJOLS regidor de escena y responsable de la utileria. El diseño de luces de OMAYRA GARRIGA y Poisoned Apple muy riguroso y resaltó la ambientación y estados síquicos de la intérprete. Todo un acierto el de Teatro Círculo y Poisoned Apple el haber repuesto esta magna producción.

(Foto: Edna Lee Figueroa)

Please like & share:

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.